Candidiasis: el desequilibrio interior que se previene con la higiene apropiada

Las infecciones vaginales por hongos son más frecuentes de lo que muchas mujeres creen. Si tienes picor, ardor, enrojecimiento e irritación en el área vaginal puede que tengas “candidiasis”, una proliferación excesiva del hongo “cándida” o también llamado “levadura” que se encuentra de forma natural en algunas zonas de la piel. Otros síntomas pueden ser una secreción vaginal más espesa de lo normal, blanca, como cuajada, inolora, dolor al orinar y/o orinar con frecuencia, así como relaciones sexuales dolorosas. Las infecciones serveras pueden causar hinchazón de los labios de la vagina.

El ecosistema vaginal está protegido por la flora láctica vaginal, compuesta por diferentes especies de lactobacilos que mantienen el equilibrio del pH vaginal y previenen la adherencia de elementos patógenos. Cuando el ecosistema vaginal se altera, pueden surgir problemas íntimos como la candidiasis. Otras infecciones pueden dar lugar síntomas diferentes como sequedad vaginal o mal olor.

La alteración de la flora vaginal ocurre con más frecuencia antes y después del período menstrual. El desequilibrio puede deberse a las siguientes causas:

  • Los antibióticos (para tratar el acné, las infecciones de garganta y oído, e incluso las infecciones vaginales), porque pueden matar las bacterias normales en la vagina y permitir que la levadura crezca
  • El exceso de peso
  • La diabetes
  • El embarazo
  • La infección por VIH
  • Los esteroides
  • La ropa interior ajustada hecha de material como nylon o lycra, que atrapa la humedad y el calor, especialmente en el verano (debes usar ropa interior de algodón, porque absorbe más la humedad.)

Si sufres este problema con frecuencia, deberías revisar si hay algún origen de fondo, de los mencionados anteriormente. Es conveniente usar jabones íntimos como Vaginesil, que contibuyen a mantener el pH fisiológico, protegiendo así las defensas naturales, sin destruir el manto protector natural de la piel.También puede ayudarte a prevenirlo, la ingesta de un yogourt al día y lavar la zona con vinagre diluido en agua cuando sientas los primeros síntomas o justo antes de la menstruación.