Recuperar buenos hábitos alimenticios después de Navidad

Cada año, después de la Navidad muchas personas se enfrentan a la cruda realidad ante el peso que han cogido durante la temporada y aparecen los remordimientos por haber comido más de la cuenta.
La obesidad no es un problema sólo estético; afecta de forma negativa la salud y la esperanza de vida. Hay una serie de enfermedades asociadas a la obesidad, como las cardiovasculares, la diabetes de tipo 2, determinados cánceres, trastornos respiratorios y alteraciones articulares, entre otros.
La obesidad se puede definir como una excesiva acumulación de grasa corporal. En la mayoría de los casos se presenta como consecuencia de un desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético. Sin olvidar que también pueden confluir otras causas, como factores genéticos, hormonales o farmacológicos.
El cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC) sirve para conocer el grado de obesidad, y se obtiene dividiendo el peso (kg) entre el cuadrado de la talla (metros):

Indice de masa corporal

Fuente: cofb.net

Valores entre 18,5 y 25 se consideran pes adecuado; entre 25 y 29,9, sobrepeso, y por encima de 30, obesidad. Por ejemplo, una persona que pese 75 kilos y haga 1,65 de altura tendrá un IMC de 27,6, es decir, presentará sobrepeso.

En la actualidad también se da mucha importancia a la distribución de la grasa corporal, y un buen indicador es el diámetro de la cintura. La acumulación de la grasa abdominal –un valor por encima de 82 cm de circunferencia en las mujeres y de 95 cm en los hombres– representa un riesgo más elevado de varias enfermedades.

El mejor tratamiento contra la obesidad: la prevención

El mejor tratamiento de la obesidad es la prevención, es decir, no permitirse engordar. La prevención tiene que empezar durante la infancia, educando los niños porque cojan unos hábitos alimentarios adecuados y promoviendo la práctica de ejercicio físico desde pequeños. El ejercicio físico se considera muy eficaz para prevenir el exceso de peso, y también para la pérdida de peso, y contribuye a una mejora del bienestar físico y mental.

No siempre es posible perder todo el peso que sobra, pero esto no tiene que ser motivo de desaliento; sólo intentarlo ya vale la pena. Evitar ganar peso ya es un éxito, y una pequeña reducción del peso (5-10%) da lugar a una importante disminución de las complicaciones asociadas a la obesidad.

El tratamiento dietético no es un tratamiento puntual, es decir, no es una dieta esporádica; tiene que entenderse como un cambio de hábitos para toda la vida que impliquen una alimentación adecuada y la práctica de ejercicio físico de forma regular. El abandono de la nueva forma de alimentarse de manera equilibrada implica con el tiempo la recuperación de los kilos perdidos.

Dietética en Farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)

Dietética aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s