La alimentación: clave para mantener el colesterol a raya

Aceite de oliva

Fuente: aceitedeoliva.net

Tenemos que vigilar nuestro nivel de colesterol. Según fuentes expertas, casi el 60% de la población española entre los 35 y los 64 años supera los niveles aceptables de colesterol, calculados en 200 miligramos. Estas cifras son preocupantes, puesto que el colesterol es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, que causan casi el 40% de todas las muertes que hay en España.

¿Tener colesterol siempre es malo?

El colesterol no siempre es malo, sino que también es necesario, puesto que forma parte de la estructura de las membranas celulares del cuerpo. Todavía más, a partir de esta molécula se fabrican otros (la vitamina D, algunas hormonas y los ácidos biliares) de gran importancia para el organismo.

Casi la mitad del colesterol que circula por la sangre lo produce el propio organismo de forma natural, y otra porción del colesterol lo obtenemos de los alimentos.

La influencia de la dieta en nuestro nivel de colesterol

Cuando nos referimos a los alimentos, tenemos que tener en cuenta que tiene efectos más nocivos la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas que el propio colesterol, aunque a menudo se une el elevado contenido en colesterol y el de grasas saturadas, como es el caso de las grasas animales (cordero, mantequilla, cerdo, embutidos, etc.).

Una dieta rica en grasa saturada puede favorecer la aparición y desarrollo de hipercolesterolèmia (exceso de colesterol), por la capacidad que tiene este tipo de grasa de elevar los niveles de colesterol en sangre.

¿Qué alimentos contienen colesterol?

Sólo contienen colesterol los alimentos de origen animal, entre los cuales destacan vísceras, carnes y embutidos, nata y mantequilla, bollería y pastelería (si traen como ingredientes lácteos o grasas animales y huevo).

Aun así, hay algunas grasas vegetales que también tienen una gran capacidad para elevar los niveles de colesterol y de triglicéridos: son las grasas de coco y de palma, utilizados sobre todo en pastelería, bollería y platos preparados.

Ni el aceite de oliva ni los aceites de entonces, como el de gira-solo, contienen colesterol, puesto que son de origen vegetal.

Recomendaciones

Para mantener una dieta saludable hay que limitar la ingesta de colesterol a menos de 300 mg/día. Se tiene que consumir sobre todo grasa procedente del aceite de oliva, y aumentar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes naturales (alimentos vegetales en general), puesto que estos antioxidantes, sobre todo vitaminas y minerales, tienen la propiedad de reducir o impedir la oxidación de las partículas grasas y la acumulación posterior en las paredes de las arterias.

También se sabe que la fibra que contienen ciertos alimentos (frutas, legumbres y algas) tiene la facultad de captar determinadas sustancias a nivel intestinal (por ejemplo el colesterol y las grasas) y de impedir la absorción.

En caso de colesterol elevado, la primera medida consiste a seguir una dieta baja en grasas saturadas y colesterol; y si así no es posible disminuir el colesterol, hay que recorrer a los fármacos que hay para reducirlo, acompañados siempre de una dieta rica en frutas, verduras, cereales, legumbres y pescado, es decir, con un bajo contenido en grasas saturadas.

Atención farmacéutica

Farmacia online aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s