Los efectos del alcohol. Ellas más vulnerables frente a las copas

Borrachos

Fuente: ellitorial.com

¡Ya están aquí las Fiestas de la Navidad! Con ellas vienen numerosas celebraciones, motivo de alegría, reencuentros y buenos momentos. La parte negativa en muchas ocasiones es que estos días vienen acompañados de comidas copiosas y excesos de alcohol, una sustancia depresora del sistema nervioso central que ejerce efecto sobre el cerebro que puede hacer variar algunas de sus funciones (coordinación, atención, memoria…). Su uso continuado también afecta otros órganos como el riñón, el hígado o el sistema circulatorio.
Inicialmente, los efectos del alcohol son sutiles, pero pueden ser peligrosos porque una persona bajo sus efectos no es un buen juez de su conducta.

Consecuencias del abuso del alcohol en el entorno

El abuso del alcohol es una de las principales causas de problemas de salud, de familia, de trabajo y de relaciones sociales. La morbilidad asociada al consumo de bebidas alcohólicas es muy elevada:

  • Accidentes de tráfico
  • Accidentes laborales
  • Muertos por cirrosis
  • Síndrome alcohólico fetal
  • Polineurosis

Efectos adversos del alcohol en el organismo

El consumo exagerado de alcohol o determinados abusos pueden comportar enfermedades cómo: cirrosis hepática, pancreatitis, cáncer de labio, de boca, de laringe, de esófago y de hígado.
A la larga, beber excesivamente puede tener consecuencias en la salud cómo: pérdida de la hambre, deficiencia vitamínica, mala digestión de alimentos, problemas de piel, impotencia sexual, obesidad, gastritis, úlcera gastroduodenal, cirrosis hepática, problemas del sistema nervioso central, pérdida de memoria, dificultades cognitivas y desórdenes psicológicos como la llamada demencia alcohólica. Tambén pueden padecerse enfermedades cardíacas como consecuencia.
Las consecuencias derivadas de la tolerancia y dependencia física, son las siguientes: ansiedad, temblor, insomnio, taquicardia, hipertensión, y puede desembocar en un delírium trèmens si no se tratan adecuadamente.

El consumo de alcohol durante mucho tiempo incrementa algunos riesgos que atentan cotra la vida

  • El riesgo de tener un accidente automovilístico.
  • Las distracciones al trabajo.
  • La tendencia al homicidio o el suicidio.
  • El riesgo de dañar el feto durante el embarazo.

¿El alcohol afecta del mismo modo hombres y mujeres?

La ciencia ratifica que el alcohol perjudica más la mujer. La ciencia ha dedicado buena parte de interés a esta cuestión, y a veces ha adjudicado esta enfermedad al hombre, pero las estadísticas demuestran que el consumo del alcohol entre las mujeres aumenta e incluso supera el de los hombres.
Desde las primeras investigaciones se supo que las mujeres y los hombres no metabolizan el alcohol del mismo modo, y que éste daña más el hígado y el corazón de las mujeres. Una investigación de la Facultad de Medicina del Monte Sinaí (Nueva York) confirma que uno de las tres enzimas que descomponen el alcohol es dos veces más eficaz en los hombres que en las mujeres. También es importante remarcar que la tolerancia al alcohol por parte de la mujer es menor que para el hombre.
La diferencia de sexo determina muchas diferencias en los efectos del alcohol, y está directamente relacionada con el daño cerebral, que en las mujeres es más elevado en el caso de una concentración alta de alcohol a la sangre.
Estudios basados en imágenes de resonancias magnéticas han demostrado que el consumo excesivo de alcohol encoge el cerebro, sobre todo la materia blanca, y aumenta el fluido cerebroespinal. Hace dos años se pudo constatar que en el caso de las mujeres pasa una cosa similar, pero que las mujeres perdían un 11% de materia gris, ante el 5,6% que pierden los hombres.

Te invitamos a entrar en nuestra web:

Alimentación infantil

Farmacia 3D aquí

Fuente principal: cofb.net

Salud al volante en viajes largos

salud viajes largos

Fuente: tuvozentuvida.com

 Son muchos los desplazamientos que se esperan a lo largo del puente que llega. Seguramente hoy mismo emprenden su viaje para reencontrarse con amigos y familiares. A continuación detallamos algunos consejos de salud que deben tenerse en cuanta al volante, sin descuidar las recomendaciones y obligaciones que marca la Dirección General de Tráfico (DGT) para prevenir accidentes.

Medicamentos que puden alterar la conducción.

Hay muchos medicamentos que, ya en su prospecto, advierten de que afectan negativamente a la concentración y a la capacidad de conducir.

Eso sucede con los ansiolíticos, sedantes e hipnóticos, pero también con analgésicos y antimigrañosos, antihistamínicos, antipsicóticos, antidepresivos tricíclicos, algunos antibióticos…. y también con relajantes musculares, medicamentos para la hipertensión arterial, para la diabetes…

Por otro lado, la capacidad de visión puede verse alterada por los colirios. Si tomamos varios medicamentos, existe la posibilidad de que interactúen y afecten también a su capacidad de concentración. Hay que tener en cuenta estas consideraciones si vamos a viajar, consultar al médico si conocemos con antelación los medicamentos que tomaremos o que conduzca otro.

Pautas para mantenerse despierto

  • Evitar comidas copiosas antes de conducir y no beber nada de alcohol, que produce somnolencia aparte de reducir la capacidad de reacción y multiplicar la posibilidad de accidentes.
  • No salir en ayunas: tomar comidas ligeras de fácil digestión y beber bastante (agua y bebidas sin alcohol) antes y durante el viaje.
  • Pónerse al volante descansado, tras haber dormido bien la noche anterior.
  • Procurar no hacer el trayecto durante las horas habituales de sueño.
  • El café o la cafeína pueden ser contraproducentes. No hay que intentar remediar la somnolencia a base de bebidas con cafeína: cuando su efecto se pasa, el cansancio vuelve a aparecer con más intensidad.

Descansar durante el trayecto

  • Si se nota adormecido o cansado, descansar: es mejor parar fuera de la calzada y dormir, antes de arriesgarse a tener un accidente. Parar algunos minutos cada pocas horas o en cuanto se detecte el menor síntoma de cansancio.
  • Hacer paradas cada 200 o 300 km o cada 2 horas. Si hace mal tiempo o hay tráfico intenso, las paradas deben ser más frecuentes.
  • Salir del coche en esos momentos de descanso. Aprovechar para estirarse, dejar que los niños jueguen un rato, ir al baño, beber agua, ventilar el coche…

 

Salud en carretera

Atención Farmacéutica