Los efectos del alcohol. Ellas más vulnerables frente a las copas

Borrachos

Fuente: ellitorial.com

¡Ya están aquí las Fiestas de la Navidad! Con ellas vienen numerosas celebraciones, motivo de alegría, reencuentros y buenos momentos. La parte negativa en muchas ocasiones es que estos días vienen acompañados de comidas copiosas y excesos de alcohol, una sustancia depresora del sistema nervioso central que ejerce efecto sobre el cerebro que puede hacer variar algunas de sus funciones (coordinación, atención, memoria…). Su uso continuado también afecta otros órganos como el riñón, el hígado o el sistema circulatorio.
Inicialmente, los efectos del alcohol son sutiles, pero pueden ser peligrosos porque una persona bajo sus efectos no es un buen juez de su conducta.

Consecuencias del abuso del alcohol en el entorno

El abuso del alcohol es una de las principales causas de problemas de salud, de familia, de trabajo y de relaciones sociales. La morbilidad asociada al consumo de bebidas alcohólicas es muy elevada:

  • Accidentes de tráfico
  • Accidentes laborales
  • Muertos por cirrosis
  • Síndrome alcohólico fetal
  • Polineurosis

Efectos adversos del alcohol en el organismo

El consumo exagerado de alcohol o determinados abusos pueden comportar enfermedades cómo: cirrosis hepática, pancreatitis, cáncer de labio, de boca, de laringe, de esófago y de hígado.
A la larga, beber excesivamente puede tener consecuencias en la salud cómo: pérdida de la hambre, deficiencia vitamínica, mala digestión de alimentos, problemas de piel, impotencia sexual, obesidad, gastritis, úlcera gastroduodenal, cirrosis hepática, problemas del sistema nervioso central, pérdida de memoria, dificultades cognitivas y desórdenes psicológicos como la llamada demencia alcohólica. Tambén pueden padecerse enfermedades cardíacas como consecuencia.
Las consecuencias derivadas de la tolerancia y dependencia física, son las siguientes: ansiedad, temblor, insomnio, taquicardia, hipertensión, y puede desembocar en un delírium trèmens si no se tratan adecuadamente.

El consumo de alcohol durante mucho tiempo incrementa algunos riesgos que atentan cotra la vida

  • El riesgo de tener un accidente automovilístico.
  • Las distracciones al trabajo.
  • La tendencia al homicidio o el suicidio.
  • El riesgo de dañar el feto durante el embarazo.

¿El alcohol afecta del mismo modo hombres y mujeres?

La ciencia ratifica que el alcohol perjudica más la mujer. La ciencia ha dedicado buena parte de interés a esta cuestión, y a veces ha adjudicado esta enfermedad al hombre, pero las estadísticas demuestran que el consumo del alcohol entre las mujeres aumenta e incluso supera el de los hombres.
Desde las primeras investigaciones se supo que las mujeres y los hombres no metabolizan el alcohol del mismo modo, y que éste daña más el hígado y el corazón de las mujeres. Una investigación de la Facultad de Medicina del Monte Sinaí (Nueva York) confirma que uno de las tres enzimas que descomponen el alcohol es dos veces más eficaz en los hombres que en las mujeres. También es importante remarcar que la tolerancia al alcohol por parte de la mujer es menor que para el hombre.
La diferencia de sexo determina muchas diferencias en los efectos del alcohol, y está directamente relacionada con el daño cerebral, que en las mujeres es más elevado en el caso de una concentración alta de alcohol a la sangre.
Estudios basados en imágenes de resonancias magnéticas han demostrado que el consumo excesivo de alcohol encoge el cerebro, sobre todo la materia blanca, y aumenta el fluido cerebroespinal. Hace dos años se pudo constatar que en el caso de las mujeres pasa una cosa similar, pero que las mujeres perdían un 11% de materia gris, ante el 5,6% que pierden los hombres.

Te invitamos a entrar en nuestra web:

Alimentación infantil

Farmacia 3D aquí

Fuente principal: cofb.net

Anuncios

Una “nana” para dormir mejor

Dormir mejor. Farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)

Fuente: elblogsano.com

El sueño y el descanso son fundamentales para mantener un ritmo de vida saludable, pero para muchas personas no es tan fácil dormir las 7 u 8 horas recomendadas al día. El insomnio es un problema que puede estar ocasionado por diversas causas.

¿Por qué me cuesta tanto dormir?

Los factores que pueden causarlo son muchos y pueden estar relacionados con una alteración del ritmo normal de vida debido a problemas familiares, laborales, financieros, un accidente o la muerte de una persona estimada. En otros casos, el insomnio también se asocia a un desorden emocional como ansiedad, neurosis, depresión o síndromes maníacos. Así mismo, las enfermedades que evolucionan con dolor, como la artritis, la úlcera gástrica, la dificultad de respiración en el enfisema, la fiebre, entre otros, despiertan la persona y pueden ser inductores del insomnio.

Por otro lado, algunos medicamentos también pueden ser causa, así como la abstinencia de sustancias que crean adicción, como el alcohol o los narcóticos.

Finalmente, las alteraciones asociadas a viajes rápidos a través de varias zonas horarias o aquellas que se presentan con el cambio de turnos laborales son igualmente situaciones que pueden provocar estados de insomnio.

¿Qué puedo hacer para dormir mejor?

La adquisición de unos hábitos que ayuden a regular el horario del sueño es la mejor forma de combatir el insomnio.

Una vez establecida la causa de esta alteración del sueño, conviene fomentar unos hábitos que ayuden el paciente a relajarse para coger el sueño de forma natural. Es muy conveniente instaurar un horario regular de sueño y hacer durante el día alguna actividad física que ayude a encontrarse cansado a la hora de dormir.

Así mismo, hay que eliminar bebidas con cafeína y alcohol desde horas antes, y evitar el tabaco. Se tiene que procurar que el entorno a la habitación sea el adecuado, sin ruidos excesivos, con suficiente penumbra y con una temperatura de la habitación confortable. Es importante no usar la cama para actividades como mirar la televisión, escuchar música o leer, ni acostarse hasta que se tengan verdaderas ganas de dormir.

Dormir durante el día

En la gente mayor el insomnio es frecuente y complejo, porque las personas cambian la distribución de las fases de sueño con la edad. En ocasiones el problema es difícil de resolver, puesto que se duermen a pequeños ratos durante el día, y no en un solo periodo durante la noche.

En todos los casos hay que establecer cuál es la causa que provoca el insomnio. Si se puede abordar la causa, podremos resolver la consecuencia, que es el insomnio. Sólo cuando no se puede resolver y las pautas de higiene del sueño comentadas antes fracasan, y las alteraciones del sueño continúan afectando de forma importante la vida de la persona o la de su familia, habrá que emplear el tratamiento farmacológico.

Consejos

  • Distráigase, de forma que esto lo ayude a olvidar las preocupaciones del día, al menos dos horas antes de acostarse.
  • No coma con exceso antes de acostarse, pero tampoco se acueste con hambre.
  • Mantenga la habitación en condiciones óptimas para dormir, sin ruido, sin mucha luz, y con una temperatura confortable.
  • Si en alguna ocasión utiliza medicamentos para dormir, intente que sea por tiempo limitado.

Fuente principal: cofb.net

“Mamá, me he caído de la bici y… ¡¡tengo sangre!!” Lo que debes saber sobre las heridas

Atención farmacéutica en farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)Algo tan habitual como antiguo es que los niños se hagan pequeñas heridas jugando o alguas no tan pequeñas… pero ¿sabes de verdad cómo actuar ante cualquiera herida?

 A continuación te daremos la información necesaria para distinguirlas, conocer los riesgos y la manera de actuación:

Tipos de heridas

En general, para simplificar, se diferencian las heridas limpias, que son aquellas en que se observa muy claro si hay o no cuerpos extraños o restos del material agresivo; y las heridas sucias, que son más gordas, profundas o largas y en que no se ve del todo si ha quedado un trozo de algún material dentro de la herida o no se sabe donde se acaba.

Erosiones

Son las heridas más frecuentes y también las menos graves. Se trata desprendimientos de las capas superficiales de la piel que dejan a cuerpo descubierto vasos sanguíneos de pequeño calibre, y como consecuencia producen una hemorragia capilar.

Estas heridas se denominan popularmente peladas o rascaduras, y a menudo son consecuencia de caídas accidentales y se manifiestan sobre todo a las zonas más prominentes del cuerpo: codos, rodillas… Las bicicletas y las motocicletas son especiales procuradoras de este tipo de heridas.

En la erosión se pueden quedar pequeños fragmentos del material con que se ha producido la topada: granos de arena, asfalto u otros. Hay que sacar cualquier residuo o resto de material que haya en la herida para prevenir la infección.

Cortes

Hay una separación nítida de los bordes. Es la típica herida producida por una navaja, un vidrio roto o el borde de una lata. Estas heridas acostumbran a hacer hemorragias, porque el objeto que penetra en la piel abre los vasos sanguíneos que encuentra.

Uno de los problemas que pueden presentar estas heridas es que pueden afectar otras estructuras aparte de la piel, como por ejemplo los tendones, los músculos o los nervios.

Penetrantes

  Se producen por objetos puntiagudos. Éstas son las que no se acaban de ver del todo bien, porque desde el exterior pueden parecer mucho más pequeñas que la profundidad de la herida. Pueden ser especialmente peligrosas según la zona donde se produzcan, como por ejemplo el tòrax o el abdomen, porque pueden lesionar importantes órganos internos, como el corazón, las tripas, el hígado, etc.

Contusiones

Son las que se producen por el impacto de un objeto romo o descabezado, sin puntas ni cortes. La herida tiene bordes irregulares, es poco profunda y suele haber destrucción de parte de la piel.

¿Qué riesgos supone una herida?

Los primeros auxilios de las heridas tienen que procurar evitar las complicaciones principales, como por ejemplo la infección y la hemorragia, y sobre todo, detectar posibles lesiones internas que puede haber causado el traumatismo.

Cada herida tiene una serie de complicaciones propias, pero todas tienen un peligro común: la infección. Sigue leyendo

¿Miedo a.. besar, hablar, acercarte, una entrevista? Tiene remedio

La halitosis o mal aliento puede convertirse en un problema social y generar dificultades para relacionarse a la personas que lo padecen. Pierden confianza en sí mismos y viven con un miedo constante  de ofender o molestar a otras personas. A veces la causa puede no tener gran importancia pero si se convierte en un problema continuado, intenso o peculiar, puede ser la señal de algunas patologías y enfermedades, y es conveniente acudir al médico o al farmacéutico.

Aún así, hay situaciones muy comunes que pueden producir el mal aliento y no por ello hay que alarmarse. Una de ellas es la “halitosis matinal”, que se manifiesta porque se deja de producir saliva durante el sueño. Ésta mantiene la boca limpia de residuos. Sin saliva la boca se reseca y las células muertas y bacterias se adhieren a la lengua y al interior de las mejillas, produciendo malos olores. Por otra parte, la respiración por la boca, el roncar, la edad y las preocupaciones, contribuyen a la disminución de la saliva en la cavidad oral.

Si sufres de halitosis, aquí tienes algunos consejos que pueden ayudarte:

Mantener una higiene bucodental adecuada.

Es conveniente cepillarse los dientes después de cada comida sin olvidar la lengua y las encías. Pero, ¿cómo llegar a todos los rincones de la boca? Un enjuague bucal adecuado te hará sentir más frescor y limpieza. LACER recomienda “realizar un enjuague bucal entre dos y tres veces al día con 10 ml sin diluir, dejando que el líquido circule por toda la cavidad oral durante un  minuto. Es aconsejable no enjuagarse con agua ni ingerir bebidas o alimentos hasta transcurridos unos quince minutos después de realizar el enjuague.

Para completar la limpieza es esencial la utilización de seda bucal para los espacios interdentales.

Otras maneras de evitar el mal aliento son no fumar, moderar el consumo de alcohol, azúcares, dulces y grasas, así como no permanecer muchas horas sin ingerir alimentos: es recomendable tomar una manzana entre comida y comida y aumentar el consumo de verduras crudas que ayudan a proteger la encías.

También hay que beber agua para mantener oxigenada la boca. Puede ayudar masticar un trozo de limón con cáscara durante un par de minutos tras las comidas, los caramelos o los chicles mentolados sin azúcar.

Otros artículos que te pueden interesar:

Higiene

Higiene aquí