Zumos: una buena opción para introducir la fruta en los lactantes

La fruta es un alimento que no puede faltar en nuestra dieta debido al aporte de vitaminas y fibra tan importante para el organismo. Los buenos hábitos nutricionales deben adquirirse desde la infancia, una etapa crucial para el desarrollo donde deben cubrirse todas las necesidades. Pero, ¿cuál es el momento de introducir la fruta en los más pequeños? Lo ideal es que se haga a partir del 4º mes de vida, en ese momento puede combinarse con la lactancia. Por ejemplo, puede ingerirse la fruta a media mañana o media tarde.

A veces les resulta un poco dificil adaptarse a las nuevas texturas y sabores de la fruta. Hay que ser constantes y tener paciencia con los pequeños de la casa y buscar alternativas para que la ingesta sea más llevadera. Una buena opción son los zumos preparados especialmente para ellos.

Zumos de fruta infantiles

Todos los zumos Nutribén® presentan las siguientes características: estan enriquecidos con Vitamina C, no llevan azúcar añadido, evitando así la caries del biberón y previniendo patologías futuras. No llevan aromas, colorantes ni conservantes.

Te proponemos el de uva y zanahora, elaborado con un 70% de zumo de uva, pulpa de zanahorias 30%, zumo de limón y vitamina C. Zumo de frutas 100% a base de zumos de frutas concentrados. Sin gluten y sin azúcar.

Zumos infantiles

Infantil aquí

Anuncios

Regala una cesta de cuidados para los Reyes de la casa

Cesta para bebés

Explícanos cómo quieres la cesta en la RESERVA EXPRESS de http://www.farmaciadgirbau.com

¡Los peques de la casa!…ellos son los que más ilusión transmiten cuando se acercan los Reyes Magos. ¿Tienes que hacer algún regalo especial para un bebé? Te proponemos nuestras cestas de higiene y cuidado de su piel cargada con juguetes para sacarle más sonrisas.

Elige el tamaño de la cesta y te la hacemos además teniendo en cuenta tus gustos y las necesidades de ese niño que tanto te importa.

Cestas para bebés

Más artículos de infantil aquí

SOS. Bebé con dermatitis, ¿cómo puedo conseguir que mejore?

Higiene infantil en la Farmacia D. Girbau de SabadellLa dermatitis en niños menores de dos años es uno de los problemas más comunes en los bebés. A veces puede presentarse como algo pasajero y poco relevante y otras puede dificultar seriamente la vida del bebé por el picor y las dificultades para dormir.

Muchos padres se preguntan cuál es la mejor forma de actuación ante la dermatitis. No hay que ser alarmistas, pero sí seguir unas pautas, sobre todo de higiene para su prevención y mejoría. En la mayoría de los casos a partir de los dos años desaparece o si sigue su curso lo hace de manera mucho menos severa. La dermatitis se manifiesta con brotes que van y vienen cambiando la intensidad. Se percibe en los bebés en las mejillas, pecho, brazos y piernas; en niños más mayores suele salir detrás de las orejas o en la parte interna de codos y rodillas.

¿Cómo debe realizarse la higiene del bebé con dermatitis?

Hay padres que piensan que el baño debe ser diario, pero lo cierto es que el agua reseca mucho la piel, por lo que con rutinas de higiene diaria es suficiente y una ducha de agua templada si el bebé se ensucia o está sudoroso, un máximo de dos o tres veces por semana.

El gel que debe utilizarse debe ser sin detergente y de pH ácido, inferior a 7. Después del baño debe secarse la piel ligeramente, con toces suaves, sin frotar y aplicar siempre una crema hidratante con el aporte suficiente de lípidos.

¿Qué ropa debe usar un bebé con dermatitis?

Los tejidos deben ser suaves, ligeros y transpirables, de algodón o lino. Hay que evitar el uso de prendas de fibra, lana o aquellas gruesas o rugosas, ya que pueden irritar la piel. También pueden ser perjudiciales los apliques de plástico y de goma de la ropa.

No es conveniente que el niño esté muy abrigado, ya que el calor y la sudoración reactivan el eccema.

La ropa de cama debe estar confeccionada con tejidos naturales.

¿La dermatitis es sinónimo de alergia?

No tiene por qué, aunque suele estar relacionado. El médico suele recomendar hacerse unas pruebas si tiene además otros síntomas alérgicos como rinitis, diarreao o asma o bien si la dermatitis empeora a pesar del tratamento que le haya dictado. Así averiguará si tiene alergia a algo que está en contacto con su piel o a sustancias que inhala.

Infantil en Farmacia D. Girbau de Sabadell

Aquí Infantil

Fuente principal: serpadres.es

Atópico, seborreico, de contacto y deshidrótico. ¿Te suenan a chino? Son eccemas: reconócelos y mejora tu piel

Higiene en la farmacia D. Girbau de SabadellLa piel a veces nos juega malas pasadas por causas desconocidas. Uno de los misterios con los que el ser humano ha tenido que aprender a convivir son los eccemas. Son inflamaciones de la piel que presentan diversas lesiones: zonas enrojecidas o eritemas, picor o prurito, vesículas, pálpulas y exudación.

Sobre todo el paciente se queja de que la piel está reseca, se le ha puesto muy roja y de que le pica muchísimo. Al rascarse la zona puede comenzar a exudar o ponerse húmeda.

¿Cuántos tipos de eccemas existen?

  • Atópico o también conocido como dermatitis atópica

Tiene muchas variantes y se caracteriza por placas de costras rojas de piel inflamada. Algunas personas que la padecen sufren también de alergias, asma o rinitis o desarrollan con posterioridad.

Es muy frecuente en niños y les sale en la parte interior de los codos, muñecas y detrás de las rodillas pero también puede aparecer en el cuello, los tobillos y los pies. En niños mayores suele darse en las manos, los pies y los párpados. En bebés también se presenta en las mejillas.

  • Seborreico o dermatitis seborreica

Son lesiones escamosas que a menudo aparecen en el cuero cabelludo y en la cara. Al igual que en el resto de los eccemas, el picor es uno de los síntomas más característicos. Sigue leyendo

El tránsito intestinal del bebé en verano

Es un icono que utiliza Farmacia D. Girbau para ilustrar los articulos relacionados con la alimentación infantil.

Nutrición infantil en Farmacia D. Girbau

El calor del verano acentúa muchos problemas típicos en niños menores de 3 años. En concreto pueden aparecer molestias que dificultan la tarea de alimentarles como es debido. Pero, ¿cuándo realmente son preocupantes? El vómito, el extreñimiento y las diarreas suelen traer de cabeza a los padres durante las vacaciones. A veces aparecen por la influencia de cambios de horarios, alimentación o lugares. A continuación explicaremos cada punto y daremos las claves para saber cuándo buscar ayuda profesional seria:

El vómito y la regurgitación. ¿Qué los distingue?

Hay que distinguir el vómito de la regurgitación, más frecuente en lactantes, sobre todo después de las tomas, especialmente si se les acuesta inmediatamente después de comer. Se trata de una pequeña cantidad de comida que los bebés explusan muchas veces al eructar. No tiene mayor importancia siempre y cuando el bebé tenga buen aspecto y gane peso. Aún así, puede utilizarse una leche adaptada anti-regurgitación en las que hay adición de fibra soluble de carácter espesante (goma de semilla de algarrobo o almidón) administrando tomas más pequeñas y seguidas.

Otra cosa distinta es el vómito propiamente dicho, que puede ocurrir por diversas causas:

  • Exceso de movimiento durante o después de una toma, especialmente cuando no eructan después de comer; el ajetreo por el afán de que expulse el aire puede provocar el vómito.
  • Alimentos mal preparados, inadecuados a su edad, excesiva cantidad o volumen de alimento.
  • Afecciones intestinales como la gastroenteritis etc. Si hay vómitos asociados a cambios en el comportamiento del bebé -rechazo del alimento, aletargamiento, estado febril- debe informarse inmediatamente al médico.

Fuentes de Nutribén aseguran que “especialmente en bebés y niños pequeños es importante la reposición de los fluidos perdidos con el vómito. Si un lactante ha vomitado lo mejor es dejarlo tranquilo unas 2-3 horas, ya que en ese periodo la irritabilidad y el espasmo del estómago se atenúan o cesan. Al intentar darle de beber antes de esas 2-3 horas se corre el riesgo de que vuelva a vomitar. Pasado ese periodo mantenerlo exclusivamente con líquidos (zumos, agua azucarada, un suero o bebida de rehidratación de la farmacia)”, hasta que empiece a tolerar el alimento que tomaba habitualmente.

El extreñimiento, más frecuente desde el biberón

Es el icono de la sección de Infantil, propiedad de Fiocommerce S. L., utilizado en sus páginas web para farmacias.

Accede a Infantil aquí

Es una alteración de la frecuencia y la consistencia de las deposiciones, con enlentecimiento del tránsito intestinal que se manifiesta como una dificultad para la evacuación espontánea y periódica de las heces. Las deposiciones son duras y cuesta emitirlas, requiriendo por parte del bebé o niño un verdadero esfuerzo el expulsarlas.

Las heces de los bebés varían totalmente de uno a otro en su forma color, consistencia y frecuencia. Nutribén hace esta clasificación: Sigue leyendo

Los hijos nacen, los buenos hábitos… se hacen

Es innegable que la leche materna es insustituible para cualquier bebé pero, ¿hasta cuándo? La Asociación Española de Pediatría (AEP), recomienda “introducir la alimentación complementaria a los 6 meses mientras se continúa lactando el pecho  a demanda, pudiendo alcanzar ésta los 2 años. No obstante, en los niños alimentados con leche infantil o lactancia mixta, la alimentación complementaria debe iniciarse entre los 4 y 6 meses de edad”.

Pero ¿qué tipos de alimentos deben empezar a comer los niños? Los zumos, las papillas de cereales, los purés de verduras, las carnes o los pescados son las primeras necesidades nutricionales.

Es muy importante introducir a los niños en una alimentación sana y equilibrada, así como tener en cuenta que se encuentran en etapa de crecimiento. Por ejemplo, es aconsejable elegir leches adaptadas a este momento de su vida como continuación a la leche materna. Además, “es en esta etapa donde se inicia la adquisición de los hábitos alimentarios, que luego se establecerán como definitivos entre los 2 y 3 años de vida, en mayor o menor medida, y que serán difíciles de modificar” según a AEP.

Cantidades nutricionales recomendadas para bebés, por productos, según la AEP

A continuación dejamos una serie de recomendaciones alimentarias de la AEP en cuanto a cantidades nutricionales en productos elaborados especialmente para bebés.

• Papillas de cereales sin leche

– Valor energético: 90-120 kcal/100 ml (papilla reconstituida)
– Proteínas: 6-11 % (4-6 meses)
6-14,5 % (> 6 meses)
– Azúcares añadidos: < 15 % (4-6 meses)
< 20 % (> 6 meses)

• Papillas de cereales con leche

– Valor energético: 90-120 kcal/100 ml (papilla reconstituida)
– Azúcares añadidos: < 15%

• Alimentos elaborados a base de frutas

– Azúcares añadidos: < 10 % energía

• Tarritos de carnes y pescados con verduras

– Valor energético: < 80 kcal/100 g

– Proteínas:

Si la carne, el pollo, el pescado u otra fuente
tradicional de proteína aparece designado en el listado
de ingredientes del producto, pero no en primer lugar, el
contenido en proteínas debería situarse entre 2,2 y
4 g/100 kcal

– Grasas:

utilización preferente de aceites vegetales que
suministren una proporción mayoritaria de ácidos grasos
monoinsaturados, así como cantidades adecuadas de ácidos
grasos esenciales de las series -6 y -3

– Sodio:

< 100 mg/100 kcal y 100 g (4-6 meses)
< 120 mg/100 kcal y 100 g (6-12 meses)
< 200 mg/100 kcal y 100 g (> 12 meses)

Alimentación infantil

Infantil aquí