Zumos: una buena opción para introducir la fruta en los lactantes

La fruta es un alimento que no puede faltar en nuestra dieta debido al aporte de vitaminas y fibra tan importante para el organismo. Los buenos hábitos nutricionales deben adquirirse desde la infancia, una etapa crucial para el desarrollo donde deben cubrirse todas las necesidades. Pero, ¿cuál es el momento de introducir la fruta en los más pequeños? Lo ideal es que se haga a partir del 4º mes de vida, en ese momento puede combinarse con la lactancia. Por ejemplo, puede ingerirse la fruta a media mañana o media tarde.

A veces les resulta un poco dificil adaptarse a las nuevas texturas y sabores de la fruta. Hay que ser constantes y tener paciencia con los pequeños de la casa y buscar alternativas para que la ingesta sea más llevadera. Una buena opción son los zumos preparados especialmente para ellos.

Zumos de fruta infantiles

Todos los zumos Nutribén® presentan las siguientes características: estan enriquecidos con Vitamina C, no llevan azúcar añadido, evitando así la caries del biberón y previniendo patologías futuras. No llevan aromas, colorantes ni conservantes.

Te proponemos el de uva y zanahora, elaborado con un 70% de zumo de uva, pulpa de zanahorias 30%, zumo de limón y vitamina C. Zumo de frutas 100% a base de zumos de frutas concentrados. Sin gluten y sin azúcar.

Zumos infantiles

Infantil aquí

Anuncios

¿Hace mucho que no vas al baño? Seguro que es la alimentación pero ante la duda, ¡pregúntanos!

Estreñimiento

Fuente: megustaestarbien.com

Una de las consultas frecuentes en la farmacia es la dificultad para ir al baño. Es difícil definir exactamente qué es estreñimiento, puesto que los hábitos intestinales normales pueden ser muy variables entre personas. Entonces, ¿cuándo podemos considerar que hay un problema de extreñimiento? De acuerdo con una definición internacional reciente, el estreñimiento se puede definir como la dificultad para defecar más de un 25% de las veces y/o realizar menos de 3 deposiciones semanales.
No se trata de una enfermedad, sino de un síntoma habitualmente asociado a alguna disfunción.

Causas principales de extreñimiento

Puede ser originado por muchas causas, aunque la más frecuente es una alimentación inadecuada, pobre en fibra y agua, y la carencia de ejercicio físico.

Aún así, pueden existir otras causas que hay que valorar cuando el proceso no mejora.

En los pacientes adultos de más de 40 años, si se producen cambios repentinos del ritmo intestinal sin una razón conocida (estrés laboral, cambio de dieta, de residencia etc.) se recomienda una consulta médica.

Es muy frecuente también el estreñimiento ocasionado por algunos fármacos como la codeïna, o por el abuso de laxantes.

Consejos para ir mejor al baño

  • Mantener una dieta rica en fibra, o sea, legumbres, cereales integrales, fruta fresca sin pelar y verduras hervidas y crudas. No abusar de las especies.
  • Beber líquidos (agua) abundantemente, mínimo 1,5 l.
  • Evitar el sedentarismo, haciendo ejercicio físico con regularidad.
  • No contenerse nunca cuando se tenga necesidad de ir al baño, intentando que el cuerpo se habitúe a evacuar a la misma hora. Si no se consigue, dedicar un rato, huir de las prisas.

¿Qué hay que hacer si se sufre estreñimiento?

No hay que abusar nunca de los laxantes. El objetivo del tratamiento es la reeducación intestinal, por lo que no es adecuado abusar de laxantes ni de medidas caseras que provocan la defecación rápida (aceite o agua caliente en ayunas). Estas medidas son adecuadas en ocasiones esporádicas puesto que, si se abusa, el intestino se acostumbra a funcionar sólo cuando existe la provocación. Tenemos que procurar que nuestras tripas funcionen sólo ayudándolos con mucha fibra, agua, ejercicio físico y horarios regulares.

Tratamiento higiénicodietético

Una dieta rica en fibra evita el estreñimiento. Antes que nada es conveniente conocer si nuestra dieta es adecuada en su contenido en fibra, y aplicar si procede las medidas preventivas anteriormente mencionadas.

A continuación detallamos una serie de consejos alimentarios para seguir una dieta rica en fibra:

  • Hay que comer más verduras, sobre todo crudas, legumbres y cereales enteros (o integrales).
  • No abusar de los zumos en la alimentación de los niños, y acostumbrarlos más a tomar la fruta entera con la piel muy limpia.
  • Los frutos secos también es una excelente fuente de fibra, aunque hay que tener presente su alto contenido calórico.
  • Es conveniente acostumbrarse a hacer ensaladas con legumbres, a comer pan integral y, para picar entre horas, mejor fruta en lugar otros productos. Sigue leyendo

Los hijos nacen, los buenos hábitos… se hacen

Es innegable que la leche materna es insustituible para cualquier bebé pero, ¿hasta cuándo? La Asociación Española de Pediatría (AEP), recomienda “introducir la alimentación complementaria a los 6 meses mientras se continúa lactando el pecho  a demanda, pudiendo alcanzar ésta los 2 años. No obstante, en los niños alimentados con leche infantil o lactancia mixta, la alimentación complementaria debe iniciarse entre los 4 y 6 meses de edad”.

Pero ¿qué tipos de alimentos deben empezar a comer los niños? Los zumos, las papillas de cereales, los purés de verduras, las carnes o los pescados son las primeras necesidades nutricionales.

Es muy importante introducir a los niños en una alimentación sana y equilibrada, así como tener en cuenta que se encuentran en etapa de crecimiento. Por ejemplo, es aconsejable elegir leches adaptadas a este momento de su vida como continuación a la leche materna. Además, “es en esta etapa donde se inicia la adquisición de los hábitos alimentarios, que luego se establecerán como definitivos entre los 2 y 3 años de vida, en mayor o menor medida, y que serán difíciles de modificar” según a AEP.

Cantidades nutricionales recomendadas para bebés, por productos, según la AEP

A continuación dejamos una serie de recomendaciones alimentarias de la AEP en cuanto a cantidades nutricionales en productos elaborados especialmente para bebés.

• Papillas de cereales sin leche

– Valor energético: 90-120 kcal/100 ml (papilla reconstituida)
– Proteínas: 6-11 % (4-6 meses)
6-14,5 % (> 6 meses)
– Azúcares añadidos: < 15 % (4-6 meses)
< 20 % (> 6 meses)

• Papillas de cereales con leche

– Valor energético: 90-120 kcal/100 ml (papilla reconstituida)
– Azúcares añadidos: < 15%

• Alimentos elaborados a base de frutas

– Azúcares añadidos: < 10 % energía

• Tarritos de carnes y pescados con verduras

– Valor energético: < 80 kcal/100 g

– Proteínas:

Si la carne, el pollo, el pescado u otra fuente
tradicional de proteína aparece designado en el listado
de ingredientes del producto, pero no en primer lugar, el
contenido en proteínas debería situarse entre 2,2 y
4 g/100 kcal

– Grasas:

utilización preferente de aceites vegetales que
suministren una proporción mayoritaria de ácidos grasos
monoinsaturados, así como cantidades adecuadas de ácidos
grasos esenciales de las series -6 y -3

– Sodio:

< 100 mg/100 kcal y 100 g (4-6 meses)
< 120 mg/100 kcal y 100 g (6-12 meses)
< 200 mg/100 kcal y 100 g (> 12 meses)

Alimentación infantil

Infantil aquí