Recuperar buenos hábitos alimenticios después de Navidad

Cada año, después de la Navidad muchas personas se enfrentan a la cruda realidad ante el peso que han cogido durante la temporada y aparecen los remordimientos por haber comido más de la cuenta.
La obesidad no es un problema sólo estético; afecta de forma negativa la salud y la esperanza de vida. Hay una serie de enfermedades asociadas a la obesidad, como las cardiovasculares, la diabetes de tipo 2, determinados cánceres, trastornos respiratorios y alteraciones articulares, entre otros.
La obesidad se puede definir como una excesiva acumulación de grasa corporal. En la mayoría de los casos se presenta como consecuencia de un desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético. Sin olvidar que también pueden confluir otras causas, como factores genéticos, hormonales o farmacológicos.
El cálculo del Índice de Masa Corporal (IMC) sirve para conocer el grado de obesidad, y se obtiene dividiendo el peso (kg) entre el cuadrado de la talla (metros):

Indice de masa corporal

Fuente: cofb.net

Valores entre 18,5 y 25 se consideran pes adecuado; entre 25 y 29,9, sobrepeso, y por encima de 30, obesidad. Por ejemplo, una persona que pese 75 kilos y haga 1,65 de altura tendrá un IMC de 27,6, es decir, presentará sobrepeso.

En la actualidad también se da mucha importancia a la distribución de la grasa corporal, y un buen indicador es el diámetro de la cintura. La acumulación de la grasa abdominal –un valor por encima de 82 cm de circunferencia en las mujeres y de 95 cm en los hombres– representa un riesgo más elevado de varias enfermedades.

El mejor tratamiento contra la obesidad: la prevención

El mejor tratamiento de la obesidad es la prevención, es decir, no permitirse engordar. La prevención tiene que empezar durante la infancia, educando los niños porque cojan unos hábitos alimentarios adecuados y promoviendo la práctica de ejercicio físico desde pequeños. El ejercicio físico se considera muy eficaz para prevenir el exceso de peso, y también para la pérdida de peso, y contribuye a una mejora del bienestar físico y mental.

No siempre es posible perder todo el peso que sobra, pero esto no tiene que ser motivo de desaliento; sólo intentarlo ya vale la pena. Evitar ganar peso ya es un éxito, y una pequeña reducción del peso (5-10%) da lugar a una importante disminución de las complicaciones asociadas a la obesidad.

El tratamiento dietético no es un tratamiento puntual, es decir, no es una dieta esporádica; tiene que entenderse como un cambio de hábitos para toda la vida que impliquen una alimentación adecuada y la práctica de ejercicio físico de forma regular. El abandono de la nueva forma de alimentarse de manera equilibrada implica con el tiempo la recuperación de los kilos perdidos.

Dietética en Farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)

Dietética aquí

Anuncios

¿Esa persona tan especial es hipertensa? Regálale salud: control de niveles, alimentación y tratamiento

Los excesos de la Navidad pueden llegar a ser peligrosos para personas con enfermedades crónicas, como la hipertensión. Es importante volver a establecer rutinas saludables de alimentación, tomarse la medicación de manera correcta y llevar un control de los niveles de presión arterial, por eso proponemos como regalo de Reyes el aparato Tensoval, es una manera de entregarle un poco de salud a la persona que quieres.

Tensiómetro

 

Recomendaciones para medir la tensión arterial con un tensiómetro

  • Como la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche, haz la medición siempre a la misma hora.
  • Busca una habitación tranquila, sin ruidos ni interrupciones, con una temperatura de 20-25º C.
  • Debes estar relajado. No beber, comer, fumar ni hacer ejercicio físico la media hora anterior.
  • Reposa 5 minutos antes de la toma.
  • Siéntate cómodamente con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruces las piernas y quítate la ropa que pueda oprimirte el brazo.
  • Si el tensiómetro es de brazo, coloca el manguito dos o tres centímetros por encima del codo. Deja la palma de la mano boca arriba y el codo lígeramente flexionado a la altura del corazón.
  • Si el tensiómetro es de muñeca, pon la muñequera a la altura del corazón.
  • No hables durante la medición.
  • Realiza dos mediciones separadas al menos dos minutos y quédate con el resultado de la media de ambas.
  • Apunta los valores obtenidos para informar a tu médico.
Atención farmacéutica

Farmacia aquí