Aloe vera en la ducha para mantener una piel sana y joven

Higiene corporal en Farmacia D. GirbauEl estracto de aloe vera se ha convertido en una de las sustancias más reconocidas por sus bondades para la piel. Se han escrito numerosísimos artículos en la web sobre ello y desde la farmacia queremos dar el visto bueno a sus propiedades.

Una higiene diaria a base de compuestos de aloe vera ayuda a mantener la piel en buen estado.

¿Qué beneficios aporta una hibiene a base de aloe vera en la piel?

  • Ideal después del afeitado: una enjuague con un poco de gel de aloe vera contribuye a mejorar los posibles cortes o irritaciones que se hayan podido ocasionar, debido a sus propiedades calmantes y anti-inflamatorias que estimulan el crecimiento y la reparación natural de la piel.
  • Amiga de las pieles grasas y con tendencia acneica: el aloe vera penetra en profundiad en la piel y tiene propiedades que eliminan bacterias y grasas acumuladas en los poros, lo que prefiene la formación de granos y espinillas.
  • Retarda la aparición de arrugas y previene pequeñas estrías: las vitaminas, enzimas, minerales y nutrientes del aloe vera hidratan la piel y regeneran sus tejidos, manteniendo un estado de la piel con una apariencia más joven.
Higiene en Farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)

Higiene aquí

Fuente principal: mussvital.com

Anuncios

Descubre tu tipo de piel

Conocer el tipo de piel es muy importante antes de elegir un tratamiento para su cuidado.
¿Quieres saber cuál es el tuyo? El próximo 11 de mayo vendrá a la farmacia una dermoconsejera del laboratorio BE+ para asesorar a los clientes con recomendaciones individuales para cada caso, pero siempre con el objetivo de lucir una piel perfecta. Ya puedes coger cita. Ponte en contacto con nosotros y sabrás cuál es el tratamiento que más le conviene a tu piel.
Estos son los diferentes que nos podemos encontrar, según el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos:

PIEL GRASA

Este tipo de piel presenta una mayor actividad de las glándulas sebáceas. Tiende a constituir emulsiones con la fase continua formada por lípidos, dando lugar a una emulsión epicutánea de fase externa oleosa. Se distinguen varios tipos de piel grasa
con diferentes características:

  • Piel grasa seborreica.

Este tipo de piel se presenta, principalmente, en individuos de raza latina.

  • Piel grasa deshidratada.

Se desarrolla cuando la secreción sebácea modifica su composición cualitativa,
disminuyendo la proporción de lípidos hidrófilos. En estas condiciones la emulsión
epicutánea no se forma o es insuficiente para proporcionar una adecuada protección, puesto que disminuye el agua retenida al evaporarse esta con más facilidad y , por lo tanto, la piel se deshidrata.

  • Piel grasa asfíctica.

Es una piel que ha conseguido este estado por la utilización errónea de productos cosméticos. Por ejemplo, la ocupación de productos demasiados astringentes que cierran los poros provoca una alteración en la composición de la secreción sebácea, originando la producción de grasa solidificada que, por la hipertrofia de la capa córnea, tiene dificultades a salir al exterior. Esto origina la aparición de quistes sebáceos o quistes de millium.

PIEL SECA

La piel seca presenta una emulsión del manto epidérmico de fase externa acuosa
(O/W). Una correcta función barrera presupone una superficie cutánea lisa, flexible,
sin fisuras, sin grietas y con una descamación imperceptible. Las pieles secas se desarrollan como consecuencia de una disminución en el contenido de agua del estrato córneo, dificultando esta función barrera. Esta hidratación del estrato córneo depende de muchos factores, tanto internos como externos.
La sequedad cutánea se caracteriza para presentar aspereza, descamación, pérdida de flexibilidad y elasticidad, grietas e hiperqueratosis.
Dentro de las pieles secas ocasionales o temporales se encuentran principalmente las pieles secas alipídicas y las pieles secas deshidratadas.

Las pieles alipídicas

Se caracterizan por una disminución del nivel lipídico en la secreción sebácea, ocasionando la deshidratación de la capa córnea por una menor protección de la emulsión epicutánea. Estas pieles suelen presentar:

  • Color blanco rosado.
  • Espesor fino.
  • Aspecto mate y marchito.
  • Poros cerrados e imperceptibles a simple vista.
  • Tacto áspero.
  • Fácil descamación.
  • Tendencia a presentar arrugas.
  • Resiste muy mal los cambios climáticos.
  • Las glándulas sebáceas y sudoríparas se encuentran disminuidas de volumen.
  • Toleran mal los jabones.
  • Se broncea con dificultad.
  • No suele tener comedones.
  • Pérdida de elasticidad.
  • La sensibilidad a los agentes externos favorece la aparición de rojeces y descamaciones..

Las pieles deshidratadas

Deben su sequedad a un déficit de agua en el estrato córneo. Los agentes externos favorecen la eliminación del agua superficial conduciendo a un resecamiento y mayor descamación córnea. Sus características son:

  • Tacto áspero.
  • Piel con espesor fino.
  • Aspecto mate, sin brillo.
  • Gran tendencia a las arrugas y al hecho que se infecten los poros (grandes).
  • Tolera muy mal los jabones.
  • Broncea difícilmente.
  • Fácil descamación.
  • Mala adaptabilidad a los cambios climáticos.
  • Piel muy sensible, que se irrita con facilitado
  • Sensación de tirantez.
  • No suele presentar comedones.

PIEL NORMAL

Es aquella el manto de la cual hidrolipídico se encuentra correctamente formado, con una cantidad de lípidos idónea y constituyendo una emulsión de fase externa acuosa (O/W) o de fase externa oleosa (W/O), muy constituida. La función barrera no presenta ninguna alteración y la hidratación cutánea presenta una normalidad absoluta. Sus características son:

  • Color rosado uniforme.
  • Tacto muy suave, aterciopelado. Propio de pieles jóvenes.
  • Espesor fino.
  • Lisa, sin arrugas y elástica.
  • Flexible, tónica.
  • Poros cerrados y pequeños.
  • No hay presencia de aspectos poco estéticos como manchas, poros abiertos o líneas tirantes.
  • No hay brillo grasiento.
  • Tiene una superficie lubricada y humedecida.
  • Presenta una buena tolerancia a los jabones.
  • Broncea al sol en exposiciones normales y controladas.
  • Resiste bien los cambios de temperatura.

Hay situaciones en que según la localización la piel es seca y grasa, puesto que la distribución de las glándulas sebáceas y sudoríparas no es homogénea. En esta
situación intermedia, se admite la clasificiación de piel mixta como estado fisiológico
cutáneo que alterna las características de piel seca y grasa, en unas condiciones de normalidad..

PIEL SENSIBLE

Es toda aquella que tiene un umbral de tolerancia inferior al de una piel normal, es decir,
reacciona frente a estímulos a los cuales una piel normal no reacciona, sufre sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento o prurito, y es frágil, clara y sujeta a rojeces difusas y/o patologías (acné, dermatitis atópica…).
En el estrato córneo de estas pieles aparecen una serie de cambios:

  • Eliminación de lípidos.
  • Eliminación de sustancias solubles celulares y agua.
  • Desnaturalización y desdoblamiento de proteínas.
  • Descamación.
  • Cambios en el contenido detectable de enzimas.
  • Engrosamiento de la capa córnea con una serie de cambios.

La piel sensible debe su alta reactividad a la protección cutánea insuficiente, a la
hiperreactividad alérgica y a problemas microcirculatorios.