“Mamá, me he caído de la bici y… ¡¡tengo sangre!!” Lo que debes saber sobre las heridas

Atención farmacéutica en farmacia D. Girbau de Sabadell (Barcelona)Algo tan habitual como antiguo es que los niños se hagan pequeñas heridas jugando o alguas no tan pequeñas… pero ¿sabes de verdad cómo actuar ante cualquiera herida?

 A continuación te daremos la información necesaria para distinguirlas, conocer los riesgos y la manera de actuación:

Tipos de heridas

En general, para simplificar, se diferencian las heridas limpias, que son aquellas en que se observa muy claro si hay o no cuerpos extraños o restos del material agresivo; y las heridas sucias, que son más gordas, profundas o largas y en que no se ve del todo si ha quedado un trozo de algún material dentro de la herida o no se sabe donde se acaba.

Erosiones

Son las heridas más frecuentes y también las menos graves. Se trata desprendimientos de las capas superficiales de la piel que dejan a cuerpo descubierto vasos sanguíneos de pequeño calibre, y como consecuencia producen una hemorragia capilar.

Estas heridas se denominan popularmente peladas o rascaduras, y a menudo son consecuencia de caídas accidentales y se manifiestan sobre todo a las zonas más prominentes del cuerpo: codos, rodillas… Las bicicletas y las motocicletas son especiales procuradoras de este tipo de heridas.

En la erosión se pueden quedar pequeños fragmentos del material con que se ha producido la topada: granos de arena, asfalto u otros. Hay que sacar cualquier residuo o resto de material que haya en la herida para prevenir la infección.

Cortes

Hay una separación nítida de los bordes. Es la típica herida producida por una navaja, un vidrio roto o el borde de una lata. Estas heridas acostumbran a hacer hemorragias, porque el objeto que penetra en la piel abre los vasos sanguíneos que encuentra.

Uno de los problemas que pueden presentar estas heridas es que pueden afectar otras estructuras aparte de la piel, como por ejemplo los tendones, los músculos o los nervios.

Penetrantes

  Se producen por objetos puntiagudos. Éstas son las que no se acaban de ver del todo bien, porque desde el exterior pueden parecer mucho más pequeñas que la profundidad de la herida. Pueden ser especialmente peligrosas según la zona donde se produzcan, como por ejemplo el tòrax o el abdomen, porque pueden lesionar importantes órganos internos, como el corazón, las tripas, el hígado, etc.

Contusiones

Son las que se producen por el impacto de un objeto romo o descabezado, sin puntas ni cortes. La herida tiene bordes irregulares, es poco profunda y suele haber destrucción de parte de la piel.

¿Qué riesgos supone una herida?

Los primeros auxilios de las heridas tienen que procurar evitar las complicaciones principales, como por ejemplo la infección y la hemorragia, y sobre todo, detectar posibles lesiones internas que puede haber causado el traumatismo.

Cada herida tiene una serie de complicaciones propias, pero todas tienen un peligro común: la infección. Sigue leyendo

Anuncios