El euro por receta a esperas de que desaparezca

euro por receta

Fuente: noticias.lainformacion.com

Ante el recurso del Tribunal Constitucional contra el euro por receta que se ha quedado suspenso cautelarmente hasta dentro de 5 meses, están teniendo lugar muchas consultas en la farmacia sobre qué va a ocurrir con esta forma de copago.

Hace días que ya no cobramos el euro por receta en nuestra farmacia, en Cataluña, aunque todavía su retirada no es oficial, estamos a la espera de que el Tribunal Constitucional lo notifique oficialmente. Lo cierto es que los farmacéuticos estamos descontentos con esta situación, no valoramos la medida en sí, pero sí habría que abrir debate sobre cómo se financia la Sanidad Pública.

Como consecuencia de las medidas recaudatorias que se han venido implantando, los farmacéuticos hemos sufrido un desgaste importante a la hora de ejercer nuestro trabajo. Los pacientes están molestos con las medidas y somos nosotros los que estamos detrás del mostrador explicando todos los cambios que se van sucediendo. Tal y como menciona un compañero de Valencia, “nos sentimos como el cobrador del Frac, pero con bata blanca”. Estamos incómodos con la aplicación de la tasa del euro por receta y, sin embargo, ésta ha sido posible debido a nuestra credibilidad y esfuerzo.

En Barcelona, la aplicación del euro por receta ha supuesto una recaudación extra de 45,7 millones de euros desde que fue implantado el 23 de junio, según el Departamento de Salud, que ha destacado que la tasa ha cumplido el efecto disuasorio deseado al reducirse un 21% la compra de medicamentos en este periodo de tiempo. No obstante, el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona rechaza este efecto disuasorio del que presume la Generalitat y señala que la reducción en la compra de medicamentos se debe a un cúmulo de factores muy diversos y no sólo al euro por receta.

Además, el copago trae consecuencias negativas para la adherencia al tratamiento, y por tanto podría generar más gasto sanitario debido al deterioro de salud de los pacientes como cons transfiere al usuario la capacidad decisoria de si debe comprar un medicamento o no en función de sus recursos. Por ejemplo, puede ser que un jubilado deje de tomar un producto en detrimento de otro por falta de liquidez y esto no debería producirse jamás.

Estas medidas recaudatorias no benefician en absoluto a los farmacéuticos, por el contrario seguimos cobrando con dos meses de retraso el importe que le corresponde a la Generalitat por las recetas.

El euro por receta entró el pasado junio y prometía reducir un 20% de la dispensación farmacéutica. La ley ahora obliga al Tribunal Constitucional a admitir las cuestiones de inconstitucionalidad y también exige que queda en suspensión durante 5 meses.

Euro por receta

Farmacia online aquí

Anuncios

Una vez más, el euro por receta podría aplazarse en Cataluña hasta el 1 de julio

Ante las numerosas consultas que recibimos en la farmacia sobre el copago en la sanidad pública, queremos dejar clara la situación sobre este tema que vive la farmacia en este momento: ya en marzo, con los votos de CIU y PP, el Parlamento anunciaba la aprobación de un euro por receta que se aplicaría a partir del 1 de junio. Ramón Espadaler, portavoz parlamentario adjunto de CIU afirmaba que “es una medida necesaria para sanear las arcas de la Generalitat” y lamentó que el aumento de las tasas no gustase a los sectores afectados.

Ante las dificultades que supondría la implantación del copago, se ha ido retrasando su fecha de inicio. Hasta hoy estaba previsto que comenzara el día 23 de junio, pero por petición del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña, el secretario de Estrategia y Coordinación de la Conselleria de Salud de la Generalitat, Francesc Sancho, ha admitido este jueves que la implantación de la tasa del euro por receta es de una “gran complejidad”, por lo que está estudiando aplazar su implantación al 1 de julio.
En estos tiempos difíciles en los cuales las boticas, que acumulan retrasos en los pagos de las facturas, La Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FAFC) se ha posicionado totalmente en contra y ha insistido en los problemas que esta tasa puede generar entre los usuarios más vulnerables. Además, ha advertido que la tarea de cobro y control del mismo por parte de los farmacéuticos no hará más que obligarlos a desviar su función principal de atención farmacéutica hacia otras tareas.
Todavía hay muchas lagunas en en cuanto a cómo se va a llevar a cabo la implantación del euro por receta.

Y, la Consejería de Salud trabaja con la previsión que no paguen la nueva tarifa los medicamentos que cuesten menos de 1,67 euros, los enfermos que requieran múltiples fármacos a partir de las 60 recetas anuales, los que cobren una pensión no contributiva y los perceptores de la renta mínima de inserción (RMI).

Pero, qué otras medidas podrían reducir el coste sanitario?

Según las estimaciones realizadas por la firma internacional de auditoría y asesoramiento legal Russell Bedford,la sanidad pública española podría ahorrar más de 13.000 millones de euros anuales con la puesta en marcha de nuevas fórmulas de gestión público-privada alternativas al copago, lo cual supondría una reducción del 25% sobre un presupuesto global de 53.500 millones”.
Para mantener el mismo nivel de prestación sin disminuir los recursos, Russell Bedford también propone la gestión privada en ciertos servicios, como los de análisis de sangre, radiología, tratamiento de residuos, cocinas, limpieza y lavandería. De este modo, se conseguiría reducir a la mitad el coste sanitario por paciente en los hospitales públicos, que oscila entre los 1.100 y los 1.600 euros. La tercera vía de ahorro consiste a revalorizar las infraestructuras sanitarias públicas que se iniciaron en la etapa de crecimiento económico y que, en la actualidad, suponen un desembolso muy elevado que dificulta la asistencia de los pacientes en iguales condiciones previas a la crisis.